miércoles, 22 de septiembre de 2010

CakeBox for dummies:)

Llegó la hora de admitirlo. Ya no es agosto, no.En muy poquito entramos de nuevo en otra maravillosa  temporada de cosas ricas...calabazas..dátiles..uuuvas y ...castañas..uooh:) ¡Qué impaciencia! El otoño traerá algo de frío, vale, pero a quién le importa - tendremos los hornos a tope y llenos de comida para el alma:) Para mí esta es además, una temporada de tartas. Cada semana cumple años algún individuo muy querido mío y eso, como os podéis imaginar, hace que las tartas crezcan como setas en mi cocina. Y como las últimas veces me tocaba improvisar el tema del transporte tartero..de una forma no demasiado convincente para mis gustos estéticos.. por fin me decidí por la opción de hacer mis propias cajas. Que no es ni tan complicado ni tan lento y sin embargo el resultado es bastante satisfactorio. Además las cajas son algo tan personalizable! 
Pues de esto va este post. Cómo hacer una caja de tarta, sin ir a la tienda de cajas de tarta:) ¡Vivan las cosas hechas con cariño!
Esta fue una caja que compré hace tiempo, ni recuerdo de dónde. Como siempre me pareció curioso el averiguar cómo se doblan las cajitas, tengo la costumbre de despegarlas y plegarlas, las más curiosas..cajitas de bombones..de perfumes..de jabones..una vez incluso la cajita de una mantequilla..eso fue un poco pringoso, lo reconozco..pero es que hacía "clack-clack" al abrirse y cerrarse..:) me encantaba. Lo mismo hice con esta caja de tarta, porque era incríblemente sencilla. Es de una sóla pieza y no hace falta ni pegamento. Sólo un carton grande. 
Lo único que aquí no os dejo son tamaños concretos, pero si alguno se anima, que me escriba y yo le paso la plantilla bien trazada y con más calidad, para imprimirla e ir midiendo, según el tamaño de la tarta que vaya a hacer. Es una caja perfecta para tartitas pequeñas, por ejemplo de unos 15 ó 20cm de diámetro. Para los cumples de otoño:)
Este es el proceso paso a paso para aquellos que, como yo, pueden estar demasiado tiempo pensando por qué lado del cartón empezar. Ay, ese hemisferio izquierdo del cerebro..ay.
Tened cuidado al cortar, vale?:)

Y así es como se dobla. Me gusta hacer los dibujillos, eso es todo..Otra forma de doblarla no se me ocurre, pero sería curioso de ver cómo:)
Luego ya, lo que se os vaya ocurriendo..cartón de colores..cartón con dibujos..o una caja toda llena de felicitaciones y deseos escritos a mano..a mí ese regalo me volvería loca:) 
Un lazo laaargo y rojo, claro está. Y dentro..sorpresa. 
Jo, me está entrando hambre de tarta. 
Espero sugerencias, chicos. Porque este post lo tenía muy dudoso en mi cabeza, ahí lleva ya casi tres semanas, preocupado de sentirse poco útil en el bloggomundo. Si os animáis, de vez en cuando iré subiendo un modelo de caja para tartas diferente y podré satisfacer mi mono de despedazar, investigar y desdoblar cajitas:) 

Un besín y que sea un feliz comienzo del nuevo otoño!