Mostrando entradas con la etiqueta palomitas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta palomitas. Mostrar todas las entradas

domingo, 4 de junio de 2017

Palomitas

  Hace media hora aquí arriba llovía como si no hubiese mañana..y pensé, “voy a dibujar un post en directo..eso que se lleva tanto entre los blogueros de hoy.” A ver si me van a llamar Señora Bloguera por no actualizarme 😬

  La última vez que vine a limpiar el polvo ya os presenté mi nueva cocina y me temo que he de repetirme - y es que, con la lluvia es irremediable entrar corriendo allí, a escuchar y regocijarse (adoro esta palabra^^). La primera lluvia en esta casa fue un espectáculo de impresiones, en serio.

  Resulta que la ventana de la cocina, esa que ya dibujé más abajo, da a un patio interior..o mini-hueco entre paredes de vecinos, que, entre otras cosas interesantes, tiene un eco excelente y una acústica más excelente aún (y también desafortunada..según cómo se le dé a uno el falsete..). Imaginad como si cada sonido rebotara y volviera a entrar por la ventana, doblando su volumen.. El arquitecto debió pasárselo pipa. Imaginad la ventana abierta y una lluvia repentina, de esas de las gotas que caen como si alguien les diera cuerda..
  Pues desde la ventana de mi cocina, al caer esa lluvia..o cualquier otra lluvia, suena como si se hicieran palomitas. “Itas” por llamarlas por su nombre..porque suenan a palomitazas. Suena a que si abres la puerta de la cocina y te asomas, caerá sobre ti una montaña de palomitas gigantes, que crece con cada golpe de eco. Suena a maíz y a mantequilla. Y a pelis, claro. Hoy sonó como para dibujarlo de una vez. Aunque la onomatopeya de la palomita es un misterio aparte, os aseguro que su sonido en esta ventana es autentiquísimo.

  En fin, en mi casa llueven palomitas..¿que más puedo pedir?
😍
...¡Que lluevan pasteles!

viernes, 9 de marzo de 2012

Cada pensamiento, palomita.

Aire de cambios. Días pensativos con horarios despistados entre la pantalla y la cabeza de enfrente. Y un tiempo que cambia de largo y de ancho, sin avisar, que saluda por la ventana abierta, se ríe, salta, y reaparece en la cocina o en el techo, o en la música misma, hasta que lo dejan de buscar. Cuando se comporta así, mejor dejarle solo..Siempre vuelve. Y, como un dibujante en pijama corre muy lento, no haré ningún intento de correr detrás.
En estos casos que, creo, son bastante comunes (aunque no seais dibujantes, seguro que tenéis un pijama y un tiempo), lo mejor son los ejercicios físicos de paciencia. Planchar, bizcochear, tender, trasplantar, doblar calcetines, contar ovejas - coser. Hay quienes emplean los CDs de jazz o las pelis antiguas. O recurren a las poderosas palomitas. Yo digo: hay que juntarlo todo. 
Esta es una receta para inquietos, pensativos, receta antiestrés o antiinsomnio, anti malos humos, receta para pasar del tiempo ese, o dejarlo a él pasar. 
... Coser palomitas ...

Practíquese en solitario, aunque la terapia en grupo puede ser sorprendentemente fructífera:} 

Por el aire especial de estos días..porque pensamos demasiado..y porque se nos escapan las horas..Hoy os receto a todos: collares de palomitas. Largos, mejor.

:*