Mostrando entradas con la etiqueta abuelas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta abuelas. Mostrar todas las entradas

lunes, 30 de septiembre de 2013

Cómo salvar el día y 5 kilos de tomates enfurruñados

Pues así:)
Nota al Club de Amigos del Tomate: estos Míos Tomates son felizmente conservados y aseguro que a día de hoy su humor, aroma y forma física son excelentes:) Todo parecido con un Tomate de la realidad es casual. Todos los sabores reservados al territorio de Huerto Bonnatur. Toda conserva aquí dibujada es propiedad de Futura Abuela Alya y será descorchada en casa de Cartoon Cooking, piso penúltimo, puerta del fondo, mantel oficial. Gracias. Conserven felices!

 
Conclusión: si Señor Mensajero llama a su puerta y le deja, algo avergonzado, una caja de tomates malhumorados, ¡no cunda el pánico! No es necesario alimentarse de gazpacho durante una semana:) Las abuelas fueron sabias e inventaron las conservas. Yo, como buena futura abuela-del-futuro-lejano, ya estoy practicando y debo decir, con la nariz bien alta, que mis conservas saben a casa. Y mis tomates, a verano, a sol y a gloria:) 

¡conservas crochet gafasdepasta huertosenelpatio!
"Una vez más, el día está salvado! ...Gracias a...tan tarararaaaram: Laaa SuperAbuela!"

:)

yo #abuelitis

viernes, 6 de julio de 2012

Pueblo pueblito, mío favorito.

¿Os falta pueblo? ..no lloréis, ahora podéis recuperar los huertos perdidos :) 
¡Podéis ser adoptados por un pueblo! Con diploma y todo:)
Algunos ya estaréis bien enterados de esta gran idea de Aquarius, yo la acabo de descubrir y me ha parecido divertidísima! Reconozco que es enternecedora la cara de mis amigos de ciudad al ver un huevo de gallina de pueblo o al descubrir el primer brote de hierbabuena en la maceta del balcón..(me sonrío)..Pero es hora de que descubran lo que hay más allá de los tomates urbanos y la petanca del parque de barrio. Preparad las mochilas porque estas vacaciones sí tenéis pueblo:-)
Para daros envidia, por supuesto, os contaré que de urbanita tengo sólo la apariencia - mi corazoncito está en

martes, 1 de mayo de 2012

Apuntes a 3000 latidos

Un mes entre lluvias, nubes, campos verdes o arcoiris, y mañanas largas de café y conversaciones sin propósito ni orden alguno. Este fue abril, el primero desde hace ocho años que me permite celebrar las Pascuas como es debido: rodeada de abuelas, mamás, hermanas y panes por amasar :) Echaré de menos el estar y no estar, el no tener llamadas perdidas, ni reuniones, ni llaves de casa..el perderme donde es imposible y el olor a lila donde no recuerdo haberla visto.. echaré de menos el trabajar sobre un mantel de ganchillo, con un caballete en un lado y una hora más. Y un conejo gris intentando cortejar cualquier cosa o pie, que se cruce en su conejil camino. 
Ahora vuelvo a mi mesa de patas verdes, a mi pequeño desorden de comunicaciones. Me traigo las nubes y las ganas, pero la cabeza la dejo en otra parte. Que empiece mayo!
Ingredientes
(kozunak para 4 fuentes de unos 35-40mm ∅)

1kg leche + medio vasito
1 kg azúcar
2 cucharaditas de vainilla en polvo
corteza de 1 limón (o no)
40g levadura fresca de panadería
1 cucharadita de sal
10 huevos
1/2 vaso de aceide de girasol (vaso de 200ml)
unos 2-3 vasos de manteca de cerdo
harina tamizada, como para hacer una masa blandita..a ojo :}
un recipiente bien grande para amasar (artesa)
paciencia y brazos fuertes:)

1. Calentar bien la cocina. Debe hacer tanto calor, como para quedarse en manga corta:)
2. Calentar la leche a fuego suave (sin que hierva), junto con el azúcar y la vainilla (y la corteza de limón, si se quiere) - hasta que el azúcar se derrita.
3. En medio vasito de leche templadita-caliente, diluir bien la levadura más unas 4 cucharadas de harina, hasta obtener una especie de "puré". Cubrirlo y dejarlo fermentar cerca del calor.
4. Mientras tanto, derretir la manteca y batir los huevos.
5. Cuando haya subido la levadura, hacer un hoyito en la harina, echarla allí e ir incorporándola poco a poco, removiendo en círculo. A medida que se va añadiendo harina, ir incorporando también la leche, poco a poco. 
6. Después, los huevos - y más harina, a poquitos (es importante ir despacio con la harina, ya que se calcula a ojo y lo más importante en esta masa es que quede blandita)
7. Añadir el aceite y un vasito de manteca derretida. Seguir amasando. A partir de aquí tal vez no sea necesario añadir mucha más harina.
8. Ahora: amasar un poco; cuando la masa se vuelva muy pegajosa, apartarla en un lado del recipiente, añadir unas cucharadas de manteca derretida, untar bien, repetir por el otro lado, y volver a amasar. Repetir esto cada vez que la masa se vuelva pegajosa. La cantidad de la manteca es aproximada - hay que ir untando hasta que la masa sea manejable.
9. Una vez deje de pegarse, llega lo mejor:) Esta es una masa especial: se amasa y se pega:) - amasar, recogerla con las dos manos y dejarla caer desde arriba, volver a amasar, volver a tirarla, volver a amasar...y así, dice la tradición, 100 veces :) 
Pueden emplearse los puños. Sólo cuidado con partir la artesa...
10. Cuando le hayáis dado una buena paliza, hacer una bola bonita, untarla con manteca,  cubrir con film y con una mantita y dejar fermentar en paz. Doblará su tamaño.
11. Entonces: cortar la masa en tiras. Untar cada tira con grasa y las manos también, y estirar con movimientos giratorios, como si fuese una cuerda, hasta alargarla, sin que quede demasiado fina. Esas tiras se enlazan en forma de trenzas o bien en círculo, en la fuente engrasada y enharinada (dejando siempre algo de hueco en la fuente, para que al subir la masa no se salga fuera).
12. Dejar reposar por segunda vez, ya dentro de la fuente. Después, untar con huevo y espolvorear generosamente con azúcar. Hornear a unos 180º - 200º, o hasta que la masa quede hecha y la superficie dorada. 
Se reconoce si está bien preparada cuando al romper un cachito, el interior no se ve como el pan - no se hace migas, sino se separa en "hilos".

Vamos, reservaros un día entero..^_^ Eso sí, el Kozunak es todo un reto..algo parecido al Roscón de Reyes..pasadlo bien y si no sale, pues bueno, al menos habréis descargado todo el estrés :)

miércoles, 25 de agosto de 2010

Kurabíiki. Un dulce verano.

¡Y aquí estamos de nuevo! Vuela el tiempo en verano, y cuanto más dulce,  antes se nos quiere volar. Por aquí, por el Cartoon, ha sido un verano diferente y de lo más optimista y así se merecía una receta, con el mismo espíritu. Esta vez quería compartir con vosotros algo dulce que la mayoría no conoceréis, puesto que llega desde lejos. Esta receta suele representar un recuerdo inseparable de la infancia..al menos para los que se vuelven ligeramente sentimentales a ratos:), y dejan que un sencillo aroma a azúcar tostado les cierre los ojos y les lleve a un tiempo y un alrededor que sólo puede ser imaginado. Les hace sonreír entonces, a los recuerdos, y volver. Porque es sólo un instante de sensación. Igual que la música.
Los aromas de la cocina son todopoderosos, creo firmemente en eso. Y no porque lo diga la peli de Ratatouille:)Ahm, ahm. Dicho esto, amigos bloggeros, me pongo seria y os presento: las Kurabíiki. Desayunimerienda favorita mía.
Ingredientes:
5 huevos + 1
1 taza de azúcar (o taza y media, para más golosos)
1 taza de yogur
1 cucharadita (de té) de bicarbonato
3/4 taza de aceite de girasol
vainilla
ralladura de 1 limón pequeño
harina(a ojo)

Tan simple como: 1. Batir los 5 huevos con el azúcar 2. Batir el yogur con el bicarbonato y añadirlo a los huevos, batir de nuevo 3. Añadir el aceite y la ralladura de limón, mezclar 4. Tamizar la harina5. Añadir una taza y mezclar bien, añadir otra, mezclar..hasta que ya no pueda removerse y sea necesario amasar
6. Volcar la masa sobre una superficie enharinada e ir amasando poco a poco y añadiendo más harina, con cuidado, hasta obtener una masa que no sea demasiado blanda.
En este caso, si queda una masa algo dura no pasa nada, por eso es una receta perfecta para aquellos que no se entiendan muy bien con masas:) Y si queda blanda, me imagino que simplemente costará más manejarla después 
7. Una vez lista, dejarla reposar un rato (15 minutos son suficientes), cubierta con un paño. 
8. Batir la yema del huevo restante (también se puede usar la clara en vez de la yema) en un bol. Y en otro, echar un poco de azúcar.
9. Pasado el rato de reposo, hacer bolitas a partir de la masa. De un tamaño aproximado de una pelota de tenis. Tal vez un pelín más pequeñas. O como si fuera el tamaño de una magdalena, por ejemplo. Qué difícil es describir un tamaño a veces, vaya.
10. Eso, una vez hechas las bolitas de masa, mojar la parte superior de cada una primero en la yema batida y después, en el azúcar. El azúcar se queda pegado a la yema y luego se queda tostadito, crujiente y muy muyyy rico. Y eso que no soy de los que mastican terrones de azúcar en su tiempo libre, no.
Si os apetece, podéis añadir al azúcar nueces molidas o picadas.
11. Ir colocando en una fuente engrasada y enharinada y hornear a 180ºC en torno a 1 hora. Tal vez menos. Hoy en día no sabe uno qué tiempo decir...con los hornos supersónicos. 

Completado el paso 11, se abre un tenso paréntesis de espera...que os parecerá infinito, sobre todo cuando se empiece a percibir el olorcito dulce de la tentación..Será duro, os lo advierto.. pero creedme, merecerá la pena aguantar. Un consejo: al sacar las kurabíiki del horno, por mucho que os cueste, controlad las emociones...esperad 10 minutos, por favor, que esto es peor que una patata caliente:)
...

Bienvenidos a todos los que hayáis disfrutado de unas vacaciones más o menos lejanas. Y que disfrutéis, los que las comencéis ahora y los que las reservéis para otro día del año:) Os dejo aquí, con este post azucarado, un trocito de optimismo y de inspiración. El resto está en vuestra cocina:)

*

lunes, 19 de julio de 2010

La casa de la abuela I

¡¡Hoooolaaaaa!! ¿Qué tal ese julio caluroso? Hace ya una semana que tengo este post preparado y por fin me internetizo para contároslo. He tenido una casi semana encantadora e increíblemente relajante, pese a mi inevitable costumbre de estar en alerta y pese a la igualmente inevitable costumbre de comunicación virtual..que últimamente muchos hemos desarrollado. 
Pues, parece que a veces viene bien la imposibilidad de conectarse a internet. El tiempo alrededor aumenta y las ojeras se hacen más pequeñas:) Ha coincidido con esta receta que había aboceteado hace mucho para enviar al blog de They Draw and They Cook. Debo subrayar que estoy especialmente contenta de haber descubierto que también soy capaz de dibujar con un ratón nada más:) Aún no lo han publicado, pero os dejo aquí el dibujín, porque viene de maravilla para ilustrar mi visita en casa de la abuela. La abuela1, que esta semana toca la abuela 2, pero cada abuela con su post. 
Este es el flan que ella suele hacer, sólo que lo prepara en cadidades para 30 personas y en una fuente de acero antigua y gigante, que creo ningún bloggero corriente tendría donde almacenar. Y es que, todavía no está terminada la receta del bizcocho de manzana..que es de la misma abuela y es espectacular. Pero llegará su turno, aguardad. 
Yo mientras, seguiré despejando mi mente y mi imaginación aquí por las tierras lejanas..el tiempo que me queda...sacando sabias conclusiones, durmiendo siestas de más de media hora o haciendo sesiones de fotos con un escarabajo multicolores..Y, cómo no..yendo a mis emocionantes citas con el señor dentista, todos los días a las 13:00h hasta este jueves que viene (espero no más).
Vacaciones no serán en el sentido completo, pero las abuelas tienen poderes sobrehumanos, os lo prometo.. no sé cómo, siempre consiguen que no quiera coger el autobús de vuelta. Y eso es lo más parecido a sentir vacaciones.

lunes, 1 de marzo de 2010

1 de Marzo

Hoy es día de fiesta. Es la llamada fiesta de la Tata Marta, allí en Bulgaria. En este día, según la tradición, todos se regalan unos a otros una especie de "amuletos", que se llaman "martenitzi", se elaboran de hilos de lana y son siempre de color blanco y rojo. Las martentzi se regalan para desear salud, felicidad y larga vida y se suelen llevar puestas a lo largo de todo el mes de marzo, hasta ver el primer árbol en flor. Entonces, se piensa en un deseo y se ata la martenitza a una ramita del arbol. Por supuesto, hay un sinfín de versiones de esto que os cuento, ya que es una fiesta muy antigua.
Como es mi tradición favorita y, aunque no pueda regalaros un amuleto de verdad, os regalo uno virtual y tal vez así podáis sentir una pequeña parte de la alegría del día uno de marzo.

¡Feliz Tata Marta! Честита Баба Марта!

viernes, 27 de marzo de 2009

Abuelas. Grandmothers.



Abuela..nana..tata..GrandMa...nanny...granny..güela..a..Gram...Baba..Tzetza...Maminka...Sin abuelas, al fin y al cabo, esto no sería lo mismo.