Mostrando entradas con la etiqueta pimientos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta pimientos. Mostrar todas las entradas

miércoles, 8 de abril de 2020

Sobremesa del mish-mash con clase de búlgaro ^_^

    Me sobró un dibujo, vale?? No iba a dejarlo sin audiencia.. Con lo alegre que me quedó ^___^
    Esta iba a ser la entrada florida de mi mish-mash para días locos. Pero mientras dibujaba empecé a hacer apuntes por los laterales de la hoja y de una ocurrencia a otra, acabaron saliendo tres dibujos más. Y ya ni cabían, ni tenían sentido bajo el mismo título.

    El primero era este. Con él planeaba contaros las mil maravillas de los pimientos y los tomates búlgaros..porque, sin ánimos de sonar muy pretenciosa, diré que tomates como aquellos no se comen en ninguna otra parte. Y no lo digo por búlgara.. Está corroborado por viajeros españoles y más allá ✋.

    Pero bueno, por ahora me desvío de ese tema porque después surgió otro dibujo, mucho más interesante (puesto que los tomates son interesantes sólo si puedes probarlos, y ahora no podemos ninguno... ya no por donde estamos, sino porque los tomates son del verano..).


   Mientras dibujaba la lista de ingredientes, me acordé de cuando compartía piso con mis amigas, que cada vez que yo decía "¿sabéis qué significa esto en búlgaro?" (y les decía lo que significaba eso en búlgaro) estallaban en risas y acababan con un "me encanta el búlgaro".. Siempre quedaba pendiente una clase de búlgaro, en zapatillas y pijama. Y ahí se quedó, en: "saber búlgaro seguro que es muy divertido". Luego nos esparcimos cual garbancitos por las cercanías de Madrid y el búlgaro se quedó confinado en mi cabeza. Confinado... esta palabra tan cotidiana '-'... Siempre oigo "confitado".

   Pues, de palabras va todo esto. Me gusta cumplir las intenciones - las mías, y a veces, si me descuido, las de los demás. Así que, 5 años más tarde, cumplo esta.

Clase de búlgaro 1: la compra para el mish-mash.

     En la entrada anterior os dejé la lista de ingredientes para hacer un mish-mash, y ahí fue donde se me ocurrió que por qué no enseñaros las palabras en búlgaro. Ya que es una receta búlgara.. A mi me encantaría poder contar, por ejemplo, cómo se hace un arroz para sushi en japonés! Además, es así como se aprende si vas a otro país..con señas, dibujitos, señalando y comprando lo que no es .. Total, que he cogido la nota de ingredientes y os he hecho un pequeño y limpísimo croquis ^____^ 

     Describir los sonidos sin sonido no es tarea fácil, he hecho lo que he podido..no esperéis seriedad y tampoco milagros xD Entre paréntesis os dejo la transcripción fonética del sonido, con los símbolos que usábamos en las clases de inglés en el colegio, que son lo más cómodo para mi para explicar a qué se asemeja cada sonido (los vídeos que encontré en búlgaro, la verdad, me parecieron un rollo..😐). Lo mejor es que ahora, en el traductor de Google o WordReference, por ejemplo, se puede escuchar la palabra y eso ayuda para aclarar dudas... Hay varios sonidos que en español no se usan - como el de Chuck Norris :o) Pero con práctica, se puede. 
       Como sé que aquello asusta, os dejo la chuleta más organizadita. Son todo mayúsculas, que no es precisamente lo más bonito. Pero es lo más fácil para empezar. Tampoco nos volvamos locos ^^ 
       Creo que no está mal para un primer acercamiento al cirílico, al bulgariano y a los tomates búlgaros 😬. Otro día, más. 

¡Aaaaaa hacer deberes! 👉👉👉

miércoles, 1 de abril de 2020

Mish-mash

    Pimientos, tomate, huevos, queso búlgaro..Pimientos con huevos..Tomate y queso..Huevos y queso.. Da igual con qué los junte, el sabor me teletransporta. Quizás estos sean los ingredientes más búlgaros en mi memoria. Bueno, y el yogur. Pero ese es otro universo aparte.

    Son tan locos los días que vivimos últimamente, que si tuviera que retratarlos no se me ocurre una imagen más acertada que la de un plato de mish-mash..que, por describirlo de alguna manera, son unos huevos revueltos con colorines. Es uno de mis platos favoritos, muy típico en Bulgaria. No es precisamente atractivo a la vista, ni es novedoso, ni mucho menos glamouroso. No existe una receta exacta, las cantidades varían según la casa donde se prepare y según lo abastecido que uno esté; la consistencia es tan variable como sus ingredientes y la cantidad tan adaptable como nuestras preferencias. No hay reglas, no hay tiempos. Vamos, que es un auténtico caos de receta. Lo único que te asegura es su aspecto final (desenfadado es decir poco) y su sabor. No hay más - adoro el mish-mash. Y cocinar sin complicaciones.
 
   
      Así es más o menos como lo suelo preparar yo. Como podéis ver empieza caótico desde la lista de la compra.. La verdad, nunca había pensado en cuánto de cada cosa echo, y al preguntar a mi madre, la respuesta fue algo como "Ah, yo le hecho más o menos pimientos/huevos, según me apetezcan más o menos verduras/huevos.." Luego hice una búsqueda por YouTube (del cual he descubierto recientemente que soy MUY fan..¡Larga vida a los youtubers!) y tuve que aceptar que buscar una receta definitiva de este plato es causa perdida. ¡Mucho mejor así!
      Total, he apuntado esta versión - luego vosotros, si lo probáis, ya lo cambiaréis a vuestro gusto pimentero, tomatero o huevil. Cuanto tengo más pereza lo preparo con pimientos frescos, como lo he dibujado aquí. Pero si un día asáis pimientos y lo probáis con pimientos asados, queda aún más rico. Los tiempos son aproximados..Hay quien no le echa cebolla, hay quien echaría 6 huevos y no 4, o quien prefiere más queso... Todo vale ^^
     Lo curioso es que este plato, aunque nunca sepa como cuando se prepara en Bulgaria, es de los pocos que causa el mismo efecto de viaje a través del tiempo. Incluso con pimientos de otra tierra, con tomates que de tomate poco tienen, y con pimentón que es rojo pero no es aquel.. siempre funciona. Sólo tendríais que conseguir el queso búlgaro que hoy en día se puede encontrar en más sitios - lo tienen incluso en muchas tiendas Coviran. Si tenéis curiosidad, escribidme (al email) y os paso las direcciones de algunas tiendas búlgaras en Madrid, donde podréis cotillear más cosas "raras" 😋 Si no, podéis probar a sustituirlo por queso feta. Pero no sabrá a Bulgaria xD
     Yo prefiero añadirlo ya fuera del fuego y mezclar pero sin pasarme, porque no me gusta que quede tan pocoindentificable todo (una cuestión estética..). Pero eso depende del gusto de cada uno. También diría que está más rico cuando se enfría, y que podría ser una buenísima comida, una buenísima cena y un buenísimo desayuno. Pero está claro que no soy nada objetiva 😁 

Tiempo revuelto, huevos revueltos. Si bien no le podemos restar la gravedad, sí podemos añadirle infinidad de puntos de vista. 

Salud, paz y mucho mish-mash.
🍅🍳❤️

domingo, 21 de septiembre de 2014

Ensalada con una patata


INGREDIENTES :
Mezclar. Devorar. Repetir.

Hoy las palabras se me atravesaban y los ingredientes se descontrolaban en mi cabeza..así que esta vez os lo cuento tal como lo vi..y tal como me lo comí :) Casi a tamaño real..el sabor lo dejo en vuestras manos ^^

PD.
La patata gigante era esta de aquí :)
La lata de pollo (que me llegó de regalito de la sorpresicaja), era una como esta. Pero con atún también vale!
El código VIP del Degustabox de este mes es este: UTBZT
Y la personaja que os escribe es la misma de siempre, la que ve corazones de patata, come dibujos y suspira en tono melódico-agudo mientras cocina :) La misma, casi casi, más, o mejorando.

Comed rico. Y no corráis :*
Besitos, desde mi patata.


lunes, 18 de octubre de 2010

Empanadillas de mar

¡Sorpresa! Una pizca de sal tampoco está de más. Hoy el Cartoon vuelve a formar parte de la pandilla de They Draw And They Cook con una original receta:) Hace como un mes aprendí a hacer unas ricas y novedosas cosas, entre ellas esta..y se me encendió la lucecilla da la curiosidad hacia el divertido mundo de los mares. Fue en el taller de Apetit'Oh, donde entre cuentos de algas y pócimas secretas de la juventud, descubrí cómo camuflar esas pequeñas desconocidas entre lo apetecible y lo aromático..Así llegaron estas superempanadillas vitaminosas y curativas a mi casa, con algún cambio respecto a la receta original, pero absolutamente irresistibles (está probado con un representante de los amantes de empanadillas de atún, de los que no pueden comer menos de 15 por vez). Por supuesto, se puede sustituir la masa casera con obleas de empanadilla...Pero, no puedo mentir..mi horno las ve y grita. Yo igual.
Ha sido todo un descubrimiento y encima facilísimo. Espero que os guste. Esta vez os lo paso más bien como apunte y corriendo, que se me viene el tiempo encima, pero no podía privaros de una experiencia como esta:) 


Un besín y nos vemos dentro de otro poco, con recetas para malitos y malitas, que parece que a todos nos a pillado un poco el frío este otoño...hm.. tal vez deje caer otra pizca de sal por aquí:) Junto con algo rico y calentito.
Hasta pronto, bloguiamigos!