Mostrando entradas con la etiqueta Bulgaria. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Bulgaria. Mostrar todas las entradas

miércoles, 3 de junio de 2020

Yogur búlgaro + miel + nueces = mejor que el llaollao : o )

    Llevo mucho tiempo queriendo dedicarle un dibujo al yogur búlgaro y presentarlo al mundo como se merece. Y cuando por fin me senté a investigar para ver cómo se lo cuento a internet y cómo explico lo maravilloso que es y los porqués... me encontré con que hay bastante más interés por él del que imaginaba. En palabras de búlgaros y de no-búlgaros. Ojalá se llegue a conocer más, porque este yogur es, como se dice aquí : mano de santo ✋
    Diréis, "claro, qué iba a decir una búlgara.." Pero mirad por dónde, quien mejor explica el por qué es ni más ni menos que ¡una española! Cuando me puse a buscar información sobre nuestro preciado yogur, descubrí la página de una mamá española llamada Marta que vive en Bulgaria desde hace años y que describe a la perfección lo que es el yogur búlgaro - seguramente mejor de lo que lo podría haber hecho yo misma.

    Cuenta detalles sobre sus propiedades nutricionales, sus usos más allá de la cocina - para mascarillas o problemas digestivos - y hasta deja enlaces para aprender a hacerlo en casa, o para tiendas donde comprarlo en España. Me ha encantado su artículo y como me parece que no se puede explicar mejor, os dejo el enlace aquí para que lo cotilleéis si tenéis curiosidad. El título lo dice todo: El mejor yogur del mundo es búlgaro 🙌  Marta, me autoproclamo oficialmente tu fan búlgara del año .. Dibujadora búlgara en España saluda fervorosa a Mama española en Bulgaria. ¡Viva internete!

    Si tenéis curiosidades bulgarianas más allá del yogur, os recomiendo su página sin pestañear. Escribe bonito, claro y con mucha naturalidad de cosas de la vida cotidiana en Bulgaria - de las que los búlgaros probablemente no nos percatamos y por eso ni se nos ocurriría aclarar. Además de que la información que ofrece es práctica también es extraordinariamente objetiva, cosa que no es tan fácil de encontrar.

    Ahora, ya que me quedé sin contenido relevante que contaros, os dibujo un postre.


    PD. Me ha hecho gracia que el dibujo con el cuenquito de cerámica tradicional lo había empezado a dibujar tal cual antes de encontrar el artículo de Mamá española en Bulgaria sobre el yogur, y allí aparece presentado casi igual xD Será un cliché folclórico, pero me encanta la coincidencia.

    Por supuesto, no ibais a quedaros sin deberes. Si os doy yogur con miel y nueces, es para que tengáis energía para estudiar eficientemente 😬  Energía y buen humor, porque está buenísimo (no pretendo quitarle mérito al llaollao peroo.....).
Es muy típico prepararlo también con lo que llaman "yogur escurrido", que queda todavía más rico y sabe suave y cremoso, como algo indefinido entre philadelphia, nata y yogur.. Otro día os lo enseño, es facilísimo de hacer.


     Con esto tenéis para una tarde más ^^ Espero que podáis probar el yogur búlgaro, viváis donde viváis. Aunque no sé si un paladar tan acostumbrado al sabor danone lo descubrirá con asombro o con dudas, puede que os sorprenda para bien. Y que hasta os conquiste y se quede en vuestras casas :) Yo entretanto seguiré mostrando de cuando en cuando sus mil y una facetas, e invocando vuestro afán explorador. Y vuestra gordura :o)

¡Salud! 
😋

sábado, 16 de mayo de 2020

Sobremesa con clase de búlgaro #2 (para después de pelar los pimientos)

    No os ibais a librar. Aquí va la chuleta con lo que podría uno necesitar para asar unos pimientos en búlgaro. Me he cortado un poco esta vez, que igual la anterior os abrumé con deberes 😬 No queremos frustración en esta cocina 🙌
    Hoy, un rayo de luz sobre los adjetivos. Solo uno pequeñito, para que veáis que en realidad es una chorrada lo de los tres géneros. Esta es de las cosas que uno entiende con el tiempo. Como aparcar... digamos.


    Con esta clase y la anterior ya se pueden decir cosas tan útiles como ..."huevos quemados", "pimientos para dos" "abuela asada" "búlgaro grandote" "cebolla apagada"...en fin, se puede tener toda una conversación enriquecedora. Incluso escribir un relato. Oye, ☝️ esa no es una mala idea. Cuando os dibuje algún que otro verbo, mandaré deberes. Relato fantástico, tema libre. Avisados estáis.
(esto de hablar sola con un alumnado virtual ..virtual en todos los sentidos.. ¿causará estragos?.. ¿más aún?...)


     Total, alumnos invisibles, ¡a estudiar! (os he ahorrado el género neutro, por el momento..ya llegará) Esto está siendo de lo más entretenido. Ojalá mi cole hubiese sido así... 8 recreos y 1 hora de clase.. primero hacer, luego entender. ¿Soy yo que vivo al revés? ¿O es la vida que se giró sola?

     Le preguntaré a la chushka.

     PD. Chushka / ЧУШКА (pimiento) en búlgaro coloquial, significa también nariz.. 👃
Dicho esto, paso página, cierro capítulo pimientil y cambio de ingrediente.

. . .


miércoles, 15 de abril de 2020

Batalla de huevos!

     Este año la Semana Santa pasó un poco desapercibida. Aún así, el Domingo de Pascua me desperté con humor semanasantil y mientras me tomaba el café e imaginaba los preparativos en la casa de mi pueblo, me salieron garabateados unos huevitos de pascua.
     Porque en Bulgaria por Pascua, además de pintar los huevos (y comérnoslos claro), los usamos en combate 😬 El Choque de Huevos (suena fatal en español y también suena fatal en búlgaro) En fin. Los búlgaros lo tenemos todo ^^

     Total, que, una vez listos los huevos pintados (allí los cocemos y luego los pintamos), en el desayuno del Domingo de Pascua comienza la batalla. Un comensal agarra su huevo favorito, otro comensal agarra el suyo de manera que se miren culito con culito, o pico con pico.. Se colocan en posición..Y a la de tres....El de arriba ataca..¡PaAaaam!..bueno, con algo menos énfasis..Y el huevo que sale ileso, gana. El comensal ganador tiene que seguir compitiendo con ese mismo huevo, hasta que en otro combate sufra alguna lesión..o gane a todos y sea proclamado "El luchador" (no es coña...esto lo hacemos de verdad xD). Ese huevo, que aguantó todas las batallas, se guarda hasta la Pascua siguiente, cuando hay que cortarlo y según si se ha conservado entero o se ha podrido, el año será fértil o no. Y lo curioso es en todos estos años sólo he visto un huevo de esos podrido una única vez.. Eso sí, es algo inolvidable.
     La secuencia sería algo así:

     El golpecito, digamos, es como el que le daríais al huevo con la cuchara cuando lo vais a pelar. Si no queréis perder los dos, claro..

     Así como lo véis, esto desata pasiones.. Teniendo en cuenta que dura días (porque huevos hay muchos y tampoco te dejan romperlos todos el domingo), a lo largo de la siguiente semana, además de acabar con un nivel de huevo en sangre de alerta naranja, y de jurar que jamás volverás a comer un huevo cocido, también acabas desarrollando una competividad ferocísima de la que no sabías que eras capaz; hay berrinches, euforia, frustración, jugadas sucias.. tu tío que aparece, coge tu huevo favorito y se lo estampa en la frente.. sin saber que era Tu Huevo Favorito...Es duro, es duro.
Lo que no sé es por qué nunca probamos el chocar en grupos de tres o más.... deberían implementar esa cláusula. Sería digno de un escenario vikingo.

     Pues, en estas cosas pensaba yo el domingo pasado. Aunque la Semana Santa aquí ya terminó, la de Bulgaria toca ahora - así que celebro con huevitos dibujados entremedias, así cuela para ambas. Y si lo queréis probar en vuestras casas, podéis decir que celebráis la Pascua a la búlgara. Pero no me responsabilizo de las consecuencias de esta despiadada batalla... Y, por favor, mandadme fotos xD

     Para jugar, sólo necesitáis tres palabras. Hoy, facilito:



¡Feliz no-domingo de Pascua!
🐓

miércoles, 8 de abril de 2020

Sobremesa del mish-mash con clase de búlgaro ^_^

    Me sobró un dibujo, vale?? No iba a dejarlo sin audiencia.. Con lo alegre que me quedó ^___^
    Esta iba a ser la entrada florida de mi mish-mash para días locos. Pero mientras dibujaba empecé a hacer apuntes por los laterales de la hoja y de una ocurrencia a otra, acabaron saliendo tres dibujos más. Y ya ni cabían, ni tenían sentido bajo el mismo título.

    El primero era este. Con él planeaba contaros las mil maravillas de los pimientos y los tomates búlgaros..porque, sin ánimos de sonar muy pretenciosa, diré que tomates como aquellos no se comen en ninguna otra parte. Y no lo digo por búlgara.. Está corroborado por viajeros españoles y más allá ✋.

    Pero bueno, por ahora me desvío de ese tema porque después surgió otro dibujo, mucho más interesante (puesto que los tomates son interesantes sólo si puedes probarlos, y ahora no podemos ninguno... ya no por donde estamos, sino porque los tomates son del verano..).


   Mientras dibujaba la lista de ingredientes, me acordé de cuando compartía piso con mis amigas, que cada vez que yo decía "¿sabéis qué significa esto en búlgaro?" (y les decía lo que significaba eso en búlgaro) estallaban en risas y acababan con un "me encanta el búlgaro".. Siempre quedaba pendiente una clase de búlgaro, en zapatillas y pijama. Y ahí se quedó, en: "saber búlgaro seguro que es muy divertido". Luego nos esparcimos cual garbancitos por las cercanías de Madrid y el búlgaro se quedó confinado en mi cabeza. Confinado... esta palabra tan cotidiana '-'... Siempre oigo "confitado".

   Pues, de palabras va todo esto. Me gusta cumplir las intenciones - las mías, y a veces, si me descuido, las de los demás. Así que, 5 años más tarde, cumplo esta.

Clase de búlgaro 1: la compra para el mish-mash.

     En la entrada anterior os dejé la lista de ingredientes para hacer un mish-mash, y ahí fue donde se me ocurrió que por qué no enseñaros las palabras en búlgaro. Ya que es una receta búlgara.. A mi me encantaría poder contar, por ejemplo, cómo se hace un arroz para sushi en japonés! Además, es así como se aprende si vas a otro país..con señas, dibujitos, señalando y comprando lo que no es .. Total, que he cogido la nota de ingredientes y os he hecho un pequeño y limpísimo croquis ^____^ 

     Describir los sonidos sin sonido no es tarea fácil, he hecho lo que he podido..no esperéis seriedad y tampoco milagros xD Entre paréntesis os dejo la transcripción fonética del sonido, con los símbolos que usábamos en las clases de inglés en el colegio, que son lo más cómodo para mi para explicar a qué se asemeja cada sonido (los vídeos que encontré en búlgaro, la verdad, me parecieron un rollo..😐). Lo mejor es que ahora, en el traductor de Google o WordReference, por ejemplo, se puede escuchar la palabra y eso ayuda para aclarar dudas... Hay varios sonidos que en español no se usan - como el de Chuck Norris :o) Pero con práctica, se puede. 
       Como sé que aquello asusta, os dejo la chuleta más organizadita. Son todo mayúsculas, que no es precisamente lo más bonito. Pero es lo más fácil para empezar. Tampoco nos volvamos locos ^^ 
       Creo que no está mal para un primer acercamiento al cirílico, al bulgariano y a los tomates búlgaros 😬. Otro día, más. 

¡Aaaaaa hacer deberes! 👉👉👉

miércoles, 1 de abril de 2020

Mish-mash

    Pimientos, tomate, huevos, queso búlgaro..Pimientos con huevos..Tomate y queso..Huevos y queso.. Da igual con qué los junte, el sabor me teletransporta. Quizás estos sean los ingredientes más búlgaros en mi memoria. Bueno, y el yogur. Pero ese es otro universo aparte.

    Son tan locos los días que vivimos últimamente, que si tuviera que retratarlos no se me ocurre una imagen más acertada que la de un plato de mish-mash..que, por describirlo de alguna manera, son unos huevos revueltos con colorines. Es uno de mis platos favoritos, muy típico en Bulgaria. No es precisamente atractivo a la vista, ni es novedoso, ni mucho menos glamouroso. No existe una receta exacta, las cantidades varían según la casa donde se prepare y según lo abastecido que uno esté; la consistencia es tan variable como sus ingredientes y la cantidad tan adaptable como nuestras preferencias. No hay reglas, no hay tiempos. Vamos, que es un auténtico caos de receta. Lo único que te asegura es su aspecto final (desenfadado es decir poco) y su sabor. No hay más - adoro el mish-mash. Y cocinar sin complicaciones.
 
   
      Así es más o menos como lo suelo preparar yo. Como podéis ver empieza caótico desde la lista de la compra.. La verdad, nunca había pensado en cuánto de cada cosa echo, y al preguntar a mi madre, la respuesta fue algo como "Ah, yo le hecho más o menos pimientos/huevos, según me apetezcan más o menos verduras/huevos.." Luego hice una búsqueda por YouTube (del cual he descubierto recientemente que soy MUY fan..¡Larga vida a los youtubers!) y tuve que aceptar que buscar una receta definitiva de este plato es causa perdida. ¡Mucho mejor así!
      Total, he apuntado esta versión - luego vosotros, si lo probáis, ya lo cambiaréis a vuestro gusto pimentero, tomatero o huevil. Cuanto tengo más pereza lo preparo con pimientos frescos, como lo he dibujado aquí. Pero si un día asáis pimientos y lo probáis con pimientos asados, queda aún más rico. Los tiempos son aproximados..Hay quien no le echa cebolla, hay quien echaría 6 huevos y no 4, o quien prefiere más queso... Todo vale ^^
     Lo curioso es que este plato, aunque nunca sepa como cuando se prepara en Bulgaria, es de los pocos que causa el mismo efecto de viaje a través del tiempo. Incluso con pimientos de otra tierra, con tomates que de tomate poco tienen, y con pimentón que es rojo pero no es aquel.. siempre funciona. Sólo tendríais que conseguir el queso búlgaro que hoy en día se puede encontrar en más sitios - lo tienen incluso en muchas tiendas Coviran. Si tenéis curiosidad, escribidme (al email) y os paso las direcciones de algunas tiendas búlgaras en Madrid, donde podréis cotillear más cosas "raras" 😋 Si no, podéis probar a sustituirlo por queso feta. Pero no sabrá a Bulgaria xD
     Yo prefiero añadirlo ya fuera del fuego y mezclar pero sin pasarme, porque no me gusta que quede tan pocoindentificable todo (una cuestión estética..). Pero eso depende del gusto de cada uno. También diría que está más rico cuando se enfría, y que podría ser una buenísima comida, una buenísima cena y un buenísimo desayuno. Pero está claro que no soy nada objetiva 😁 

Tiempo revuelto, huevos revueltos. Si bien no le podemos restar la gravedad, sí podemos añadirle infinidad de puntos de vista. 

Salud, paz y mucho mish-mash.
🍅🍳❤️

martes, 1 de mayo de 2012

Apuntes a 3000 latidos

Un mes entre lluvias, nubes, campos verdes o arcoiris, y mañanas largas de café y conversaciones sin propósito ni orden alguno. Este fue abril, el primero desde hace ocho años que me permite celebrar las Pascuas como es debido: rodeada de abuelas, mamás, hermanas y panes por amasar :) Echaré de menos el estar y no estar, el no tener llamadas perdidas, ni reuniones, ni llaves de casa..el perderme donde es imposible y el olor a lila donde no recuerdo haberla visto.. echaré de menos el trabajar sobre un mantel de ganchillo, con un caballete en un lado y una hora más. Y un conejo gris intentando cortejar cualquier cosa o pie, que se cruce en su conejil camino. 
Ahora vuelvo a mi mesa de patas verdes, a mi pequeño desorden de comunicaciones. Me traigo las nubes y las ganas, pero la cabeza la dejo en otra parte. Que empiece mayo!
Ingredientes
(kozunak para 4 fuentes de unos 35-40mm ∅)

1kg leche + medio vasito
1 kg azúcar
2 cucharaditas de vainilla en polvo
corteza de 1 limón (o no)
40g levadura fresca de panadería
1 cucharadita de sal
10 huevos
1/2 vaso de aceide de girasol (vaso de 200ml)
unos 2-3 vasos de manteca de cerdo
harina tamizada, como para hacer una masa blandita..a ojo :}
un recipiente bien grande para amasar (artesa)
paciencia y brazos fuertes:)

1. Calentar bien la cocina. Debe hacer tanto calor, como para quedarse en manga corta:)
2. Calentar la leche a fuego suave (sin que hierva), junto con el azúcar y la vainilla (y la corteza de limón, si se quiere) - hasta que el azúcar se derrita.
3. En medio vasito de leche templadita-caliente, diluir bien la levadura más unas 4 cucharadas de harina, hasta obtener una especie de "puré". Cubrirlo y dejarlo fermentar cerca del calor.
4. Mientras tanto, derretir la manteca y batir los huevos.
5. Cuando haya subido la levadura, hacer un hoyito en la harina, echarla allí e ir incorporándola poco a poco, removiendo en círculo. A medida que se va añadiendo harina, ir incorporando también la leche, poco a poco. 
6. Después, los huevos - y más harina, a poquitos (es importante ir despacio con la harina, ya que se calcula a ojo y lo más importante en esta masa es que quede blandita)
7. Añadir el aceite y un vasito de manteca derretida. Seguir amasando. A partir de aquí tal vez no sea necesario añadir mucha más harina.
8. Ahora: amasar un poco; cuando la masa se vuelva muy pegajosa, apartarla en un lado del recipiente, añadir unas cucharadas de manteca derretida, untar bien, repetir por el otro lado, y volver a amasar. Repetir esto cada vez que la masa se vuelva pegajosa. La cantidad de la manteca es aproximada - hay que ir untando hasta que la masa sea manejable.
9. Una vez deje de pegarse, llega lo mejor:) Esta es una masa especial: se amasa y se pega:) - amasar, recogerla con las dos manos y dejarla caer desde arriba, volver a amasar, volver a tirarla, volver a amasar...y así, dice la tradición, 100 veces :) 
Pueden emplearse los puños. Sólo cuidado con partir la artesa...
10. Cuando le hayáis dado una buena paliza, hacer una bola bonita, untarla con manteca,  cubrir con film y con una mantita y dejar fermentar en paz. Doblará su tamaño.
11. Entonces: cortar la masa en tiras. Untar cada tira con grasa y las manos también, y estirar con movimientos giratorios, como si fuese una cuerda, hasta alargarla, sin que quede demasiado fina. Esas tiras se enlazan en forma de trenzas o bien en círculo, en la fuente engrasada y enharinada (dejando siempre algo de hueco en la fuente, para que al subir la masa no se salga fuera).
12. Dejar reposar por segunda vez, ya dentro de la fuente. Después, untar con huevo y espolvorear generosamente con azúcar. Hornear a unos 180º - 200º, o hasta que la masa quede hecha y la superficie dorada. 
Se reconoce si está bien preparada cuando al romper un cachito, el interior no se ve como el pan - no se hace migas, sino se separa en "hilos".

Vamos, reservaros un día entero..^_^ Eso sí, el Kozunak es todo un reto..algo parecido al Roscón de Reyes..pasadlo bien y si no sale, pues bueno, al menos habréis descargado todo el estrés :)

lunes, 1 de marzo de 2010

1 de Marzo

Hoy es día de fiesta. Es la llamada fiesta de la Tata Marta, allí en Bulgaria. En este día, según la tradición, todos se regalan unos a otros una especie de "amuletos", que se llaman "martenitzi", se elaboran de hilos de lana y son siempre de color blanco y rojo. Las martentzi se regalan para desear salud, felicidad y larga vida y se suelen llevar puestas a lo largo de todo el mes de marzo, hasta ver el primer árbol en flor. Entonces, se piensa en un deseo y se ata la martenitza a una ramita del arbol. Por supuesto, hay un sinfín de versiones de esto que os cuento, ya que es una fiesta muy antigua.
Como es mi tradición favorita y, aunque no pueda regalaros un amuleto de verdad, os regalo uno virtual y tal vez así podáis sentir una pequeña parte de la alegría del día uno de marzo.

¡Feliz Tata Marta! Честита Баба Марта!