sábado, 30 de septiembre de 2017

Muffins de coco. Totales. (Coconut Cream Cheese Oat Muffins)

Esta receta no necesita introducción. Sólo ser devorada.

    Receta original de Bake or Break: pinchando aquí ♥︎ (Adoro esta página). La ilustración llevaba empezada desde agosto del año pasado y es la primera vez que pruebo a hacer una de estas sobre papel, en vez de sólo en ordenador. Lo más genial de todo es no poder borrar, ¡es divertidísimo! Y liberador. Deberíamos desterrar el Ctrl+Z.

    En fin, receta probada, re-probada, compartida y totalmente favorita. ¡Sale bien siempre! Si no tenéis muchas barrigas hambrientas u os pasa como a mi, que con uno de estos os habéis inflado, se pueden congelar perfectamente. Os dejo en la página de Facebook alguna foto de cómo quedan. El molde que he usado aquí es uno de muffins de Ikea y la cantidad llega justo para llenar todos los huecos.
 ... 

    Estoy rebelde, mis queridos. Meriendo tartas de chocolate insolentemente, ignoro la moda fitness, guarreo los dibujos, me como los huevos con sus yemas (odiosmío😱) y cocino con mantequilla...así no hay quien se integre. Qué se le va a hacer... espero que me perdonéis. Al fin y al cabo, son dos posts en menos de un mes. Eso es tan inusual como emocionante. Para mi por lo menos :)

   Disfrutad de cada mordisco. Como si no hubiera otro.


viernes, 22 de septiembre de 2017

Las magdalenas que Isa hizo

    Hace unos 6 años, en un verano-otoño, un día cualquiera, moví mis cacharros a una casa nueva. Ahora, ex-casa. Ex- casa tenía una una luz maravillosa, un señor salón, una cocina con horno y con suelo suficiente, y 3 habitantes aparentemente ordinarios. Era lo que viene a ser - un piso compartido. Allí vivían, pues, Soraya, Isabela y Daniel - como se dice oficialmente - en adelante, 'Sori', 'Isa' y 'Dani' 😁 Desde que llegó mi coche de cajas a África Street..ningún peinado volvió a ser el mismo..

    Estos dibujos llevan empezados desde aquel entonces. Así que, cualquier coincidencia con personas reales será realmente una coincidencia.
Isa, te he cortado el flequillo, para actualizar. El mío lo tendré que actualizar en la realidad.. porque el dibujo se queda así ^^ Lo demás, por supuesto, es clavado a como ocurrió.

Así pues..desayunamos magdalenas.

Y como esto, al fin y al cabo, no deja de ser una receta, aquí os la dejo más aplicadamente. Sin el modo ninja :)

Magdalenas
(del libro de Simone Ortega)

3 huevos
250gr. azúcar
300-350gr. harina fina
1/4 l. aceite fino
1/4 l. leche
4 paquetes de polvos de "Armisén" (2 blancos y 2 amarillos) - arriba, levadura, que es más cortito ^__^
la ralladura de un limón
un pellizco de sal
moldes de papel para magdalenas

1. En una ensaladera se ponen las 3 claras de huevo y el pellizco de sal. Se baten a punto de nieve muy firme.
2. Se añaden las yemas.
3. Después, se añaden poco a poco, y uno detrás de otro: el azúcar, el aceite, la leche, la ralladura del limón y el Armisén. Removiendo bien con una cuchara de madera, mientras se incorpora cada ingrediente.
4. Al final, se añade la harina.
5. Se llenan los moldes de papel hasta menos de la mitad de la altura del mismo.
6. Se meten a horno mediano-flojo y se sacan cuando están bien doraditas.

Se conservan bien varios días, si se guardan en una caja de metal.

...

Después de esto, tendré que contar cómo jugamos al baloncesto con huevos...


¡Felices magdalenas a todos! :)

domingo, 4 de junio de 2017

Palomitas

  Hace media hora aquí arriba llovía como si no hubiese mañana..y pensé, “voy a dibujar un post en directo..eso que se lleva tanto entre los blogueros de hoy.” A ver si me van a llamar Señora Bloguera por no actualizarme 😬

  La última vez que vine a limpiar el polvo ya os presenté mi nueva cocina y me temo que he de repetirme - y es que, con la lluvia es irremediable entrar corriendo allí, a escuchar y regocijarse (adoro esta palabra^^). La primera lluvia en esta casa fue un espectáculo de impresiones, en serio.

  Resulta que la ventana de la cocina, esa que ya dibujé más abajo, da a un patio interior..o mini-hueco entre paredes de vecinos, que, entre otras cosas interesantes, tiene un eco excelente y una acústica más excelente aún (y también desafortunada..según cómo se le dé a uno el falsete..). Imaginad como si cada sonido rebotara y volviera a entrar por la ventana, doblando su volumen.. El arquitecto debió pasárselo pipa. Imaginad la ventana abierta y una lluvia repentina, de esas de las gotas que caen como si alguien les diera cuerda..
  Pues desde la ventana de mi cocina, al caer esa lluvia..o cualquier otra lluvia, suena como si se hicieran palomitas. “Itas” por llamarlas por su nombre..porque suenan a palomitazas. Suena a que si abres la puerta de la cocina y te asomas, caerá sobre ti una montaña de palomitas gigantes, que crece con cada golpe de eco. Suena a maíz y a mantequilla. Y a pelis, claro. Hoy sonó como para dibujarlo de una vez. Aunque la onomatopeya de la palomita es un misterio aparte, os aseguro que su sonido en esta ventana es autentiquísimo.

  En fin, en mi casa llueven palomitas..¿que más puedo pedir?
😍
...¡Que lluevan pasteles!